Teléfono de contacto: 914 150 580

Ya está llegando el invierno y es momento de sacar todo el artilugio del hogar para combatir ese frío que se va a instalar en nuestras casas. Después de realizar los respectivos cambios de armario, de sacar las zapatillas de estar por casa más calentitas… llega la hora de desempolvar esas alfombras que llevan un año guardadas para que luzcan en nuestras viviendas y nos de ese calor propio que solo nos puede aportar las alfombras. 

Año tras año siempre es recomendable que antes de guardarla la limpies bien para que se mantenga en buen estado de conservación. Estos complementos se quedan guardados muchos meses en los que se pueden deteriorar. Por eso si de momento no lo haces, cuando acabe esta temporada de bajas temperaturas asegúrate de guardarlas limpias, ya verás como notarás la diferencia. 

Trucos caseros para sacarle brillo a tus alfombras 

Como ya sabemos las alfombras contienen gérmenes, muchas bacterias y polvo que podría llegar a convertirse en un problema de transmisión de enfermedades si no mantenemos sus condiciones óptimas. Por eso vamos a enseñarte como limpiar tus alfombras en tu casa, te traemos una serie de consejos que vas a poder poner en práctica hoy mismo: 

  1. Si tu alfombra tiene manchas de líquidos fuertes como por ejemplo el vino, lo que tienes que hacer es hacer una mezcla con: una cucharada del lavaplatos que tengas con un vaso de agua oxigenada. Tienes que aplicarlo encima de la mancha y dejarlo actuar sobre 30 y 40 minutos. Después rasca la zona con un cepillo de cerdas con un poco de agua. Finalmente, seca la mezcla y verás los resultados.  

Para otros tipos de manchas más leves que puede tener tu alfombra, te aconsejamos que utilices agua caliente con vinagre. Mézclalo en un bote spray para pulverizar la zona y después haz el mismo proceso que el anterior, rasca la zona y en el momento verás como la mancha ha desparecido. 

  1. Para eliminar las temidas manchas de aceite o de grasa. Seguro que tienes por casa una caja de harina de maíz. Échala directamente sobre la zona y déjala en reposo unos minutos. Para quitar la harina pasa la aspiradora y después rasca la zona para quitar todas las partículas que puedan quedarse. 
  2. Una alfombra tiene que ser aspirada con asiduidad para que no se acumulen restos de partículas no deseadas. Por ello, pásale la aspiradora varias veces a la semana al igual que, si tienes, la vaporeta con bastante continuidad. Una vez que se acabe la temporada de invierno, lo ideal sería llevarla a la tintorería, pero si no puedes o te gusta hacerlo a ti, límpiala con la aspiradora a fondo y posteriormente con un trapo con agua tibia y jabón neutro. Después sécala. Al guardarla enróllala en papel de periódico para que absorba toda la humedad.  

Ahora ya sabe cómo mantener como nuevas todas las alfombras de tu casa. De su cuidado depende la duración y el brillo de ellas.  

Abrir chat