Teléfono de contacto: 914 150 580

La ropa de cuero es resistente y duradera, pero lavarla no es un proceso sencillo, especialmente si no se sabe los pasos que hay que dar. Si bien existe la alternativa de una limpieza profesional en una tintorería, también puedes hacerlo tú mismo en casa siguiendo estos pasos: 

Enjabonado 

En un bol mezclaremos agua templada y un detergente para prendas delicadas. Moja una esponja o trapo suave que no deje pelusas, estrújalo para quitar el exceso de agua y frota suavemente el cuerpo de forma delicada. Es importante no exponer a un exceso de agua al material, pues podría causar manchas en la piel que no se quitaran. 

Aclarado

No importa si al enjabonar la prenda se queda espuma, pues ahora pasaremos al aclarado. Para hacerlo humedece un paño en agua limpia y retira sin frotar fuerte los restos de producto hasta que esté completamente limpia. Recuerda que el trapo no puede estar muy mojado para evitar manchas. 

Secado

Una vez que has lavado y aclarado la prenda, toca hacer un secado con una toalla o trapo suave. Es importante secar bien sobre todo en los pliegues y costuras. En caso de que haya alguna mancha que se resista, tendrás que hablar con profesionales de la tintorería y la limpieza de este material para que te recomienden un producto o un proceso profesional con el que eliminarla. 

Una vez que hayas secado la prenda, estírala sobre una silla en alto y dentro de la casa. Es muy importante que no la pongas al sol ni cerca de fuentes de calor, ni siquiera para acelerar el secado, ya que esto podría estropear el cuero. 

¿Y qué hacer si la prenda huele mal?

El cuero es un material que se identifica por su olor, pero dependiendo del tipo de cuero, es probable que el olor sea desagradable, como ocurre en el caso de la marroquinería. ¿Qué hacer en este caso?

Mezcla bicarbonato con agua antes de enjabonarla. Moja un trapo sin escurrir demasiado, pásalo por la chaqueta y retira el exceso de agua y la humedad para evitar que la piel se estropee. 

Hidrata la prenda

Uno de los imprescindibles para cuidar tus prendas de cuero es hidratar la piel para que no se seque ni se cuartee. Usa productos especiales para este tipo de ropa, o si quieres puedes optar por la grasa de caballo de toda la vida o la crema hidratante nivea original, la cual ha demostrado ser muy eficaz para este fin. 

Antes de comenzar este proceso, lee las instrucciones del fabricante, porque es posible que dé algunas sugerencias para la limpieza. 

Si tus prendas son de cuero suave es preferible que la llevas para que la limpien profesionales. 

Recuerda que cuentas con nuestros servicios para tus prendas de cuero o de cualquier otro material y te las dejaremos como nuevas.