Teléfono de contacto: 914 150 580

Cuando nos toca lavaras las chaquetas siempre sentimos miedo de si se deformará, si se estropeará el tejido o si es posible que encoja. Para que quites esos temores de tu cabeza, vamos a darte unos consejos sobre cómo lavar tus chaquetas. Cuando se trata de chaquetas de paño, la cosa no es complicada, se mete en la lavadora en un lavado delicado o, dependiendo del tejido, se hace necesario llevarla a la tintorería. 

El problema surge, especialmente, con las chaquetas acolchadas, o las conocidas como ‘de plumas’. ¿Cómo hacerlo?

Lee la etiqueta

Este es un primer paso imprescindible. Esta te dirá la temperatura y el tiempo de lavado máximos que puede aguantar la prenda. Piensa que este tipo de chaquetas están fabricadas con plumas de origen natural, un material delicado que merece cuidados especiales. Dependiendo del origen y su composición, es probable que el fabricante recomiende el lavado en seco. 

Para lavar en lavadora:

Antes de meterlo en la lavadora sin más, ten en cuenta estos pasos: 

  • Dale la vuelta a la chaqueta y cierra cremalleras, velcros y cualquier otro cierre. Quita adornos o todo lo que pudiera haber en los bolsillos. 
  • Lávalo solo, en un programa delicado, con agua fría y un aclarado largo. 
  • Usa detergente para ropa delicada que cuide de las plumas y evite que se hagan una bola. 
  • No uses suavizante. 
  • Pon un centrifugado suave de máximo 400. Esto permite que las plumas se queden en su sitio. 

Ya ves que el secreto del lavado a máquina de una chaqueta de plumas es la suavidad y la delicadeza. 

Lavar a mano

Si lo prefieres, también puedes lavar tu chaqueta a mano, pero sigue estos pasos y consejos: 

  • Usa agua fría. Puedes ponerla en un recipiente lo suficientemente grande como para que quepa entero y estirado. Si no tienes uno, siempre puedes hacerlo en la bañera. 
  • Usa detergente para el lavado a mano que es más disoluble y delicado que los detergentes para lavar a máquina. 
  • Usa guantes si tienes la piel delicada. 
  • Frota las manchas con un cepillo suave o con la misma prenda. 
  • Enjuaga con agua fría abundante hasta que la prenda no expulse jabón. 
  • No la estrujes ni aprietes o conseguirás deformarla o que se apelmacen las plumas. Puedes hacer compresiones suaves para que el agua vaya saliendo. 

Secado

¿Y qué debemos hacer para secarlo? ¿Se puede meter en la secadora? Sí, se puede, siempre y cuando utilices programas de baja temperatura y lentos. Si no, siempre puedes secarlo al aire libre, aunque en este caso se recomienda colgarlo en una percha y evitar que el sol le dé directamente. Ante de colgarlo agita la prenda con el fin de que las plumas se acomoden y ahuécalo un poco. 

Con estos consejos ya tienes todo lo que necesitas para lavar tus chaquetas sin que se deformen ni estropeen. 

Y recuerda que si lo ves complicado, siempre puedes contar con nuestros servicios profesionales de lavado.