Consejos

No desmanchar ni frotar prendas delicadas.

Si te ha caído algo encima de tu ropa de seda, algodón con lino no intentes desmancharlo con agua soda otros productos quitamanchas que te ofrezcan, llévala al tinte tan pronto como puedas, si insistes en quitarla tú mismo acabarás quitando el color y haciendo un halo blanco en el tejido hay que tener especial cuidado si las prendas son de color intenso.

Ante la duda, no lavar.

Si no sabe si meter una prenda en la lavadora o llevarla al tinte pregúntanos, nosotros podemos asesorarte. Si decides arriesgarte lava con agua fría.

Clasificar bien las prendas.

Antes de introducir las prendas en la lavadora clasifícalas por colores, algunas prendas destiñen y pueden manchar las demás. Si juntas rojo y blanco es posible que te salgan prendas rosas. También hay que tener en cuenta la pelusa; si introduces jerseys o calcetines blancos con camisetas negras, tendrás como resultado camisetas negras con pelusas blancas y viceversa.

Intenta llenar la lavadora.

Si es posible llenar la lavadora según el peso recomendado por el fabricante, la ropa se lava mejor si se roza y fricción entre ellas y aparte ahorrarás energía detergente, si no es posible introduce el programa económico.

No guardar la ropa sucia.

Nunca guardes la ropa de temporada sucia, las manchas que puedan tener se pueden fijar en los meses que esté la ropa en el armario, aparte esto será un reclamo para las polillas que se comerán los recibos de las manchas y con ello parte del tejido dañándolo.

Colgar la ropa.

Una vez puesta la prenda es conveniente colgar la Vielco dejarla doblada para que no se deforme. Son mejores las perchas con forma en los hombros.

No apurar las prendas blancas.

Cuando te compres una prenda blanca tienes que tener en cuenta que disimula muy mal las manchas y que cualquiera por muy leve que sea se va apreciar fácilmente, por lo tanto conviene limpiarlas con frecuencia, y no conviene ponérselas nunca sucias, a veces las manchas no desaparecen totalmente, y en otros colores no se aprecia, pero en el blanco…

Nunca quitar las etiquetas.

No cortes nunca las etiquetas cocidas en las prendas en las que vienen las instrucciones en la mano del fabricante así como la composición del tejido, es una información muy útil para el profesional de la limpieza.

Lleva siempre la ropa de hogar a la tintorería.

Alfombras, mantas, edredones, cortinas… No te arriesgues, es muy probable que los estropees en una lavadora convencional.

Sigue las instrucciones del fabricante.

Lava las prendas según indica el fabricante, el tiene que conocer la forma de tratar su ropa y en caso de dañar la prenda en lavado siempre podrás reclamar.