Teléfono de contacto: 914 150 580

Una de las prendas que más llevamos a las tintorerías porque no sabemos cómo cuidarla, mantenerla y limpiarla, son las corbatas. Tal vez sea uno de los artículos que más se trabajan en estos locales porque nos da miedo en casa llegar a estropearla o utilizar algún producto que haga que pierda su estado natural. La corbata es uno de los accesorios que más cuidamos de nuestro look porque nos aporta ese aire elegante cuando nos la ponemos. Por lo que para su conservación es importante que detectemos de qué material está hecho para poder realizar una técnica y otra a la hora de limpiarla. Por lo que vamos a enseñarte y darte una serie de trucos para que puedas limpiar tu corbata en casa sin peligro a dañarla. 

Puntos básicos que tienes que saber 

Antes de empezar y entrar en materia de lavados, tienes que saber los siguientes dos puntos para que tengas claro lo que tienes que hacer: 

  • Las corbatas es una prenda que NO tienes que meter en la lavadora. Si haces esto, los pliegues que tiene de fábrica y costuras se deformarán completamente. 
  • Si tu corbata se mancha, en el mismo momento que detectas la suciedad tienes que actuar porque de lo contrario correrás el riesgo de que no se elimine. 

Trucos para limpiar tu corbata 

Vamos a detallarte cómo limpiar las corbatas, primero de todo te hablaremos sobre las de seda que son el tejido más común: 

  1. CORBATAS DE SEDA.  
  • Para limpiar este tipo de material tenemos que distinguir entre tres tipos de manchas, es decir, si simplemente es que tiene suciedad y la quieres limpiar, si tiene manchas de comida o algún resto por el uso o si ya tiene una mancha concreta en alguna parte de ella. 
  • Para el primer caso, si solo quieres desinfectarla por su uso te recomendamos que utilices el vapor de la plancha para limpiarla. Ponla a máxima temperatura y pásala por encima, pero a una altura de unos tres dedos de distancia. 
  • Si la mancha es de algún resto de comida, en ese mismo momento que la aprecias, ponte polvos de talco para que no quede un rodal de grasa.  
  • Finalmente, si la mancha ha penetrado y no tiene una base aceitosa podemos echar mano del bicarbonato con agua y con un paño restregamos la zona, hasta que salte. 
  1. CORBATAS DE OTRO TIPO DE TEJIDOS: 
  • Las corbatas de algodón no tienes que lavarlas con agua caliente, porque pasa como con la ropa tienden a encoger. Si está sucia lávala a mano con jabón y con bastante delicadeza. 
  • Si la corbata es de licra o poliéster la limpiamos a mano como la anterior, pero aquí tenemos que prestar especial atención al secado, extiéndela para que no se deforme. 
  • Para las corbatas de lana, siempre límpialas con agua fría y después con suavizante para que no coja ese aspecto rugoso. 

Con estos consejos tendrás siempre tus corbatas como nuevas para utilizarlas en tu día a día.  

Abrir chat