Teléfono de contacto: 914 150 580

Todos los electrodomésticos que tenemos en casa tienen un ciclo de vida que determina su vida útil. Sin embargo no es una ciencia exacta, tu lavadora no tiene porque durar 5 años exactos, por poner un ejemplo. 

En función de los cuidados que como usuario des a tu lavadora ese ciclo de vida puede alargarse hasta los 7 años, o acortarse hasta solo 2. 

Igual que pasa con nuestro cuerpo, la salud de los electrodomésticos depende en gran medida de cómo los cuidamos, veamos en tintoreriasindustrial.es algunos consejos para mantener tu lavadora en perfectas condiciones: 

5 Consejos para mantener tu lavadora a salvo

1- Utiliza una cantidad moderada de detergente

Sobre todo las lavadoras de carga frontal son de alta eficiencia, por los que se recomienda utilizar detergente especialmente creado para estos electrodomésticos. 

¿Por qué esta recomendación?

Los detergentes que podríamos llamar standard producen más espuma, como las lavadoras de carga frontal utilizan menos agua tienden a formar una película de detergente en el tambor y las mangueras de la lavadora, creando un caldo de cultivo perfecto para el crecimiento de moho. 

El suavizante genera una situación parecida, por lo que tampoco debemos excedernos en su uso. De la misma manera debemos retirar la ropa húmeda de la lavadora lo antes posible para evitar la aparición de moho y malos olores. 

2- Carga la lavadora en su justa medida

Meter un par de prendas más haciendo presión no es buena idea, como tampoco lo es poner la lavadora solo para limpiar una sábana sucia. 

Este tipo de cargas crean desajustes en la máquina que aceleran su deterioro.

3- Deja abierta la puerta de la lavadora

Una vez que terminamos todos los lavados del día conviene dejar la puerta de la lavadora abierta, con el fin de mantener el flujo de aire. Esto previene los malos olores, la acumulación de humedad y la aparición de moho. 

4- Limpia la lavadora de forma adecuada

Una vez a la semana conviene limpiar los sellos plásticos que incluye la puerta de la lavadora con un poquito de agua y vinagre, para eliminar los restos de cal y prevenir el moho. 

Una vez al mes también es muy recomendable realizar el llamado “ciclo de limpieza” que consiste en echar bicarbonato de sodio dentro del tambor de la lavadora, programar un ciclo de agua caliente y verter vinagre en el dispensador. Este ciclo preventivo desincrusta la cal acumulada en la máquina y neutraliza el ph del interior. 

También debemos limpiar el filtro de la bomba de drenaje de forma periódica, más o menos seguido en función del uso que le demos a la lavadora, ya que el filtro tiende a acumular mucha suciedad y podría taponarse. 

5- Solicita una revisión ante el más mínimo cambio

Si la lavadora comienza a hacer ruidos extraños o deja de lavar correctamente conviene dejar de usarla lo antes posible y llamar al técnico.

Muchas veces estos problemas vienen por el desgaste de alguna pieza o por un contratiempo sin importancia. Si llamamos al técnico ante cualquier problema podrá arreglarlo antes de que vaya a más, ahorrando a la larga en tiempo, dinero y disgustos.

Abrir chat